XIII Olimpíadas Prohens 2003
La buena suerte de ser una gran familia
Como ha sido tradicional, este año el día sábado 12 recién pasado, se celebraron las Olimpíadas Prohens al interior del Valle de Copiapó, en su versión número trece.

La fecha ha ido buscando su mejor ubicación en torno a las actividades agrícolas habituales en esta época del año en que se acaba una temporada de esfuerzo y comienza la siguiente. Y esto ocurre en abril o mayo de cada año, mientras el otoño tiñe de oro y ocre las hojas y comienza a desvestir tímidamente las parras pudorosas hasta dejar sólo troncos y ramas desnudos que volverán a cubrirse de verde cuando la magia de la naturaleza, la ayuda de la industria agroquímica y el trabajo del hombre hagan, cada uno su aporte, para repetir el milagro de la vida transformada en dulces racimos de uva.

Es el momento en que los hombres del campo, de esta conocida empresa de agricultores, se reúnen con sus familiares y amigos a vivir un día de esparcimiento y camaradería para conversar, jugar, hacer deportes, compartir un almuerzo, conocerse más allá de lo laboral.


Así, empresarios, administradores, capataces, tractoristas, operarios, bodegueros, encargados del riego, agrónomos, administrativos, se olvidan de los roles que impone la formalidad y se entrecruzan los niveles del organigrama para pasar ser una gran familia.

Y es que, con el pretexto del deporte, se reúnen para fortalecer los vínculos, para buscar y encontrar, en la competencia sana y sin más ambiciones que el compartir, el momento propicio para limar las asperezas de la vida en torno al trabajo cotidiano. Es el gran premio que todos esperan obtener.

Entretanto, la figura de don Alfonso Prohens Arias, está presente a la distancia, en el encuentro de la gran familia que este pionero ha sido capaz de formar en más de cincuenta años de trabajo sin escatimar esfuerzo y venciendo todas las dificultades.

La tarde se viste de sombras cuando los cansados participantes se reúnen en la culminación de la jornada: la premiación final, el reconocimiento y los aplausos a los triunfadores.

Sin embargo, y sólo para el registro y el honor, se dirá que hubo un ganador: el primer lugar para el Fundo Apacheta, el segundo lugar, el Fundo Algarrobo y el tercer lugar para el Fundo Tres Soles (los anfitriones de la fiesta de este año) . Los demás grupos de trabajo, Fundo Juntas, Fundo Cantera, Fundo Jorquera y Oficina, deberán esperar una nueva oportunidad, el próximo año en Apacheta, para intentar coronarse como vencedores.

La organización a pleno éxito del evento resulta ser una nueva demostración de la pujanza, la capacidad empresarial y organizativa de una familia, profundamente arraigada y comprometida con la región, embarcada en grandes proyectos de mejoramiento técnico y de control de calidad como las BPA (Buenas Prácticas Agrícolas), certificación en Producción Integrada, automatización y climatización de parking de embalaje, industria frigorífica de última tecnología, al mismo tiempo que se construyen modernas instalaciones de vivienda y alimentación para atender, en las mejores condiciones del Valle, a cerca de un mil quinientos trabajadores en plena temporada de cosecha que año tras año riegan con el esfuerzo vital para hacer brotar el dulzor de la tierra dorada de Atacama.

     
OLIMPIADAS PROHENS 2003 EN IMAGENES